Terapias

Terapia individual adultos

La vida consiste en un tránsito de experiencias vitales, que en ocasiones sentimos como rutinarias y otras veces como grandes vivencias significativas que alteran nuestro mundo y nos cambian como personas. 

Y cada vivencia, sea cual sea la realidad objetiva, impacta en cada uno de nosotros de forma subjetiva.

Es por ello por lo que sería esencial ser conscientes de la importancia de contar con un alto grado de autoconocimiento, para tener acceso a todas nuestras habilidades psicológicas, emocionales y cognitivas que nos permita enfrentarnos de la manera más sana y positiva posible a las distintas circunstancias de la vida.

Sin embargo, en la mayoría de las veces, sólo cuando el grado de malestar y sufrimiento se presenta desbordándonos, sin que sepamos cómo afrontarlo, somos conscientes de que debemos actuar y recurrir a ayuda de un profesional.

  • Te sientes apático, y decaído, sin interés por las cosas.
  •  Te abruman emociones negativas de culpa, tristeza, rabia o angustia, sin justificación alguna y sin sensación de control. 
  • En casos extremos aparecen deseos de morir, de desaparecer, por no aguantar el sufrimiento.
  • Puedes experimentar dolencias físicas como consecuencia de la somatización de los problemas:  cefaleas, dolores corporales, presión en el pecho, taquicardia, hiperventilación, sudoración, etc.
  • Sufres con pensamientos obsesivos, negativos o catastrofistas, fijaciones que te condicionan e incapacitan la vida cotidiana.
  • Es frecuente que aparezcan problemas relacionados con el sueño y con la alimentación.
  • Te siente insignificante, frágil con baja autoestima y sentimientos de poca valía.
  • La baja autoestima te incapacita para resolver y enfrentarte a circunstancias de tu entorno familiar, laboral o social, provocando un aislamiento del mundo. 

Terapia familiar

La familia es algo más que un grupo de personas con el que, desde el inicio de nuestra vida, hemos estado compartiendo espacio físico.

La familia debería ser ese territorio de encuentro donde lo que prima es el amor, la confianza y el respeto entre todos los que la forman; donde existen momentos compartidos, pero también la posibilidad de que cada uno tenga sus espacios propios, sus momentos privados.

Sin embargo, hay que saber crearla desde su primer inicio, y hay que trabajarla día a día, gesto a gesto, lo que en ocasiones, nos exigirá más o menos esfuerzo, mayor o menor grado de complicación, dependiendo en “dónde “surge el conflicto.

La Terapia Sistémica aborda de forma efectiva los conflictos que puedan aparecer en las relaciones familiares.

Desde la Terapia Sistémica se considera que una familia siempre funciona como un sistema a nivel consciente o inconsciente, donde la actuación o la actitud de cada uno de los componentes de la familia, afectará al resto de los miembros, como si engranajes de una maquina se tratara, provocando en el resto unas reacciones que a su vez tendrán determinados efectos…..

Es por ello necesario que todos y cada uno sea conscientes de cuál es el papel, el roll que están desempeñando con el objetivo claro de modificar sus actitudes, adoptando un compromiso responsable, generando de esta manera los cambios necesarios para que la familia, tanto a nivel global como teniendo en cuenta la importancia de cada individuo, puedan recuperar la armonía y la estabilidad.

Las problemáticas que suelen aparecer con mayor frecuencia tienen que ver con:

  • Conflictos familiares, discusiones o mala comunicación.
  • Separaciones o divorcios.
  • Problemas con hijos adolescentes.
  • Conflictos entre hermanos.
  • Adaptación de los hijos al proceso de separación de sus padres.
  • Cambios significativos en el ciclo vital (nacimiento de hijos, jubilación, emancipación de hijos, cuidado de personas mayores/dependientes, duelo …).
  • Problemas en familias reconstituidas.
  • Maltrato psicológico o físico.
  • Muerte o enfermedad de familiares.
  • Proceso de duelo y elaboración de situaciones de vida conflictivas o traumáticas.

Terapia de pareja

Cuando dos personas inician una relación de pareja, se establece un fuerte vínculo emocional y son muchas las expectativas que se forjan en esos momentos: la perdurabilidad de la relación, la intensidad amorosa, la idealización del otro….Un sentimiento que comparten dos personas dispuestas afrontar la vida conjuntamente, sin fisuras.

Y así, tendemos a considerar la pareja como un todo, como una “naranja entera”, en vez de apreciarla como “dos mandarinas”, dos personas singulares que eligen compartir un mismo proyecto.

 Y ese proyecto requiere que se negocien y actualicen permanentemente una gran cantidad de asuntos que ya traían en su “mochila del pasado” 

 En muchas ocasiones, las parejas se ven desbordadas, carentes de medios y herramientas para afrontar estas circunstancias, las distintas formas de pensar de cada uno, las rutinas, la pérdida de la ilusión, desavenencias con la familia política o con los amigos de mi pareja, diferencias en los criterios a la hora de educar a los hijos, problemas económicos, de salud… 

Su relación, en vez de ser un refugio donde encontrar apoyo y comprensión, pasa a ser un espacio donde solo caben sentimientos dolorosos.

La Terapia de Pareja os brinda un espacio donde: 

  • Poder entender el punto de vista del otro, sus emociones desde el respeto y la empatía.
  • Rescatar y volver a poner el foco en los aspectos positivos de la relación, que los problemas y la rutina han ido deteriorando.
  • Dinamizar la comunicación entre los miembros de la pareja, de manera que no haya cabida para las continuas suposiciones sobre lo que el uno espera del otro, suposiciones que en muchas ocasiones estarán equivocadas y darán lugar a la confrontación.
  • Proveer y dar significado a sanas y constructivas formas de comunicación, donde se conceda el justo valor al “cómo” se dicen las cosas, evitando las faltas de respeto, la crítica y la descalificación. 
  • Entender que, dentro de la pareja, también hay espacio para la autonomía del otro como ser humano y la autodependencia emocional.
  • Aportar pautas para modificar el clima emocional negativo: discusiones frecuentes, reproches mutuos (tanto presentes como pasados), insultos, descalificaciones, desilusión por la pareja o infidelidades.
  • Ruptura de pareja: apoyo psicológico tras la ruptura, separación o divorcio. 

Terapia infantil

El Juego Terapéutico es la herramienta que utilizo para abordar sufrimiento emocional que presenta el pequeño que por primera vez acude a terapia.

Es a través del juego, donde el pequeño, de forma espontánea, podrá expresar sus miedos, inseguridades, o cualquier emoción que por su edad no alcanza a comprender ni gestionar. 

Dependiendo de su edad y sus características personales y psicológicas, el tratamiento y abordaje de sus problemas se individualizará para adaptarse a cada uno.

Que el niño se sienta acogido, que sienta que se le respeta y se le valora, trabajar con él en el crecimiento de su autoestima, descubrirle el mundo de sus emociones, hacerle consciente de sus potencialidades y su valía; es un proceso que va a sentar las bases para su proceso de convertirse en persona.

Y del mismo modo, será necesaria la presencia e implicación de sus padres en este proceso, ya que son sus mayores referentes.

  • Duelos y pérdidas de algún ser querido.
  • Problemas de adaptación en la escuela o relación con otros niños.
  • Rabietas, conductas problemáticas.
  • Dificultad en la Aceptación de Límites, problemas para manejar la ira y la frustración.
  • Problemas de autoestima y autovaloración.
  • Adicción a videojuegos y nuevas tecnologías.
  • Crecimiento en el conocimiento de sus propias emociones y como gestionarlas en las diversas circunstancias que se le vayan presentando.
  • Trastornos de separación, de adaptación, miedos infantiles…

Terapia adolescentes

La etapa de transición entre el ser humano atendido como niño, y el camino que recorre hasta convertirse en adulto, esa etapa confusa, compleja, la adolescencia, son vividos por ellos como una experiencia de exploración personal, de ruptura de viejos rolles y planteamiento de una nueva identidad.

Conlleva cambios a nivel biológico, social y psicológico, con el fin de asentar un nuevo concepto de sí mismo coherente con la progresiva implantación de sus nuevos valores, intereses, necesidades…

Y es durante este difícil periodo, donde suelen aparecer tensiones y conflictos, relacionados tanto con su relación y exigencias que ahora les requiere la sociedad, como en el proceso de su propio crecimiento y el cómo afrontar las diversas circunstancias que se les plantean.

La terapia con el adolescente le proporciona un espacio donde, desde el respeto, se le anime a explorar tanto su mundo interior, como la forma que tiene de ocupar su sitio en el mundo exterior, en relación con los otros.

 Mi labor siempre consiste en proporcionarles un rincón que puedan sentir propio, desde el que se da preponderancia a la escucha activa, donde sentirse aceptados, expresar su mundo emocional, enfrentarse a sus conflictos e inseguridades, aprender a gestionar su recién estrenado mundo interno, ahora en continuo cambio y desarrollo y devolverles una imagen de si mismos en las que sean conscientes de su potencialidad para crecer en positivo.

  • Problemas con su autoestima y su autoconocimiento.
  • Distorsión y negación de su nueva imagen.
  • Desarrollo de habilidades sociales: expresión y aceptación de sentimientos positivos y negativos; saber escuchar a los demás , defender tus derechos y respetar los de los demás.
  • Dificultad para el conocimiento y la gestión emocional.
  • Sentimientos depresivos relacionadas con cambios en su entorno vital (divorcio de los padres, muerte de familiares, cambio de ciudad o colegio, rupturas de sus primeras relaciones amorosas…).
  • Problemas de conducta por la mala gestión emocional: reacciones agresivas, enfrentamientos contra el adulto…
  • Trastornos de la conducta alimentaria: anorexia y bulimia y del sueño.
  • Relaciones con “circunstancias límites”: droga alcohol absentismo escolar…

Contacta conmigo

Estoy de acuerdo en que estos datos se almacenen y procesen con el fin de establecer contacto. Soy consciente de que puedo revocar mi consentimiento en cualquier momento.*

* Indica los campos obligatorios

Horario

Imprescindible cita previa

Teléfono: 91 859 74 02

  • Lu – Vi
    • 09:00 – 20:00
  • Sa – Do
    • Cerrado

Dirección

Calle Soberanía 16, 1ºB  - 28260 Galapagar - Madrid

Transporte Público mas cercano.

Línea de autobuses Julian de Castro

631 633

Parking público a 50m en Plaza del Caño

GPG Psicología

© Derechos de autor. Todos los derechos reservados 2022.